Main menu

PREPARACIÓN DE LA LECCIÓN

Hay que dejar el aula lista la tarde de antes y probar que todo funciona correctamente: ordenadores, proyector, software, conexión a red, usuarios, contraseñas, encuestas en papel… Cuidar mucho lo del sonido sobre todo si hay micrófono. Verificar que toda la audiencia os puede escuchar. Se debe realizar una planificación.

Si la clase es de 50 minutos: introducción: 5; exposición 40 y conclusiones: 5. Hay que atraer y mantener la atención. Se deben tener preparadas: preguntas, anécdotas, pausas de la voz, medios audiovisuales. Se debe evitar la improvisación y el recitar  de memoria. 

Por tanto,  se debe preparar con tiempo la sesión. Hay que ser prevenido y hacer los casos por nosotros mismos antes de enseñarlos en el aula. Si vamos a utilizar transparencias (slights), recordad que en este caso no son para el profesor, sino para el alumno. Sirven para facilitar la comprensión de lo enseñado. Se emplean letras grandes, como mucho 10 líneas aunque lo óptimo al parecer son 6 líneas. Azul y negro para escribir, rojo para destacar. Hay que cuidar la primera impresión. La primera sesión en este sentido es la más importante. Dicen que los buenos conferenciantes no llevan nada que distraiga la atención. 

COMPORTAMIENTO DURANTE LA FORMACIÓN

No hay que ir con rodeos y se deben evitar las ambigüedades y las evasivas porque eso podría enmascarar el mensaje real. Como dijo Russell: No ocultar la verdad porque termina por aparecer. No hay razonamiento que aunque sea bueno, siendo largo lo parezca. Hay que tener brevedad en los razonamientos, y ser llano, que toda afectación es mala. Vamos, que no  hay que ejercer de Valdano. Los años de docencia enseñan que la sencillez de ideas y la repetición del mensaje son la mejor garantía de una eficaz transmisión de conocimientos. Utilizad frases cortas y palabras sencillas que expresen ideas con claridad.  También es importante el entusiasmo con el que afrontemos la labor. Se transmite. 

Si conocéis las rutas que llevan al error, identificarlas. Hay que ser franco y honesto, mostrad a los usuarios dónde están las arenas movedizas. Señalad las rutas potenciales de fracaso, lo que no hay que hacer, pero no digamos lo que hay que hacer en todos los casos pues cada usuario en ciertos procesos puede trabajar de una determinada manera que para él, es la mejor. En estos casos se tendría que decir: hazlo como creas conveniente, pero te voy a decir como lo haría yo. Un consejo: Andar de inteligente por la vida es no parecerlo. Hay que evitar las preferencias: mantened una actitud correcta, firme y cordial hacia la clase. El exceso de confianza hace que se incline el instructor hacia el más simpático o la tía más maciza, que quizá no posee otras cualidades. Esto da una deplorable impresión en el resto de la audiencia. 

Durante la charla bebe agua para aclarar tu voz. Si hay muchas personas para no ponerte nervioso, mira al fondo de la sala. Habla un poco más despacio y más alto que en una conversación normal. Y vocaliza.

Es bueno utilizar las manos para enfatizar. Si te interrumpen: los comentarios después, por favor y sigue.

Si te tropiezas con resultado de caída: “siempre que doy una charla me pasa esto”.

Relájate: es bueno realizar un ejercicio de relajación antes de la reunión para controlar los nervios.Piensa en positivo: tú sabes más que todos sobre ese tema. Nadie va a juzgarte, sólo a escuchar lo que tienes que decir. Además el público no sabe si estoy nervioso: eso sólo lo aprecias tú y quienes te conocen bien.   

ESTABLECER LA RELACIÓN CON LA CLASE

 Saludo y presentarse a la clase. Incluso poner el nombre. También escribir título (en la pizarra; breve y claro).  Así los alumnos te verán más accesible.   Debéis recordar que nos pueden preguntar por parte de quién venimos. Nos debemos identificar como personal del cliente, de la consultora o de quién nos hayan comentado con antelación El primer contacto con vuestros alumnos es fundamental. Presentaros a vosotros mismos y el objeto del curso con brillantez. Debéis intentar conocer desde el principio el nombre de vuestros alumnos. En el caso de que sean muchos, obviamente no. nombre. Hay que intentarlo porque te verán como más cercano Si se puede recibir a todos los alumnos dándoles la mano y con una sonrisa, pues mejor.

EL ENTORNO

Indica algunos aspectos sobre las instalaciones, dónde se encuentra el WC, agua, etc. Deja bien claro el horario y duración del curso así como tiempos para el desayuno y comida.  Si puedes, limita la conexión a Internet, que lo usen sólo en los descansos.    

DESARROLLO DE LA LECCIÓN

  Hay que tener en cuenta que inicialmente el nivel de atención es alto. Así, que al principio, hay que decir lo más importante para enganchar la atención. El final se emplea para hacer el resumen de lo visto aprovechando la subida de atención. El tiempo medio se activa con preguntas, anécdotas… No es didáctico meter dos horas seguidas de lo mismo, también para vosotros puesto que es difícil preparárselo. -Definir objetivos. El alumno debe conocer el objetivo de cada lección, así como la relación que tiene con otras partes de la materia que se explica y con el período completo de la instrucción. En la introducción de cada lección se debe recalcar la finalidad y lo que se espera que los usuarios aprendan. El aprender cosas de una forma fragmentaria es muy difícil. El que sepan qué van a aprender, el porqué tienen que aprenderlo y qué se espera de ellos es importante. La presentación debe revestir una forma esquemática, debe ser clara y apoyarse en casos concretos. -Crear interés. Hay que ponerse al nivel de los alumnos. Es más profesor el que enseña mucho, no el que sabe mucho. El nivel del profesor lo ponen los alumnos. No va a ser lo mismo explicar un proceso en SAP a usuarios que tienen experiencia con la herramienta que a usuarios que no han visto SAP en su vida. No es bueno dar muchas ideas de sopetón: Si al receptor le llega demasiada información puede constituir un obstáculo para la comunicación. Hay trucos para mantener el interés:Anécdotas, chistes, bromas: Iniciar la exposición con una historia graciosa relaja los ánimos y garantiza la atención del público.Un testimonio real. Romper la exposición contando una experiencia propia o ajena.Una pausa un poco más prolongada de lo habitual. Así lograras que los distraídos vuelvan a conectarse.Una pregunta retórica.Datos, estadísticas, referencias, citas, recortes de prensa. Animan la charla y dan más peso a tus palabras.

Un paseo entre el alumnado es otra opción

  Cooperación del alumno La sana rivalidad entre grupos debe favorecerse, pero no la individual. La forma de conseguir mayores éxitos es organizar grupos para competiciones. Debe procurarse no alterar los equipos creados. Usar la técnica de la pregunta: debe lanzarse al aire, se deja un tiempo, y después se señala la persona. En caso contrario, los demás pierden interés. Otra opción es desviar la pregunta que os formulen: ¡Muy buena pregunta!, ¿quién de aquí lo sabe? Inspirar confianza contestando pregunta o reconociendo con nobleza que en ese momento ignora la respuesta con certeza, que no la recordáis o que debéis repasar vuestros apuntes pero que se la responderéis en la siguiente sesión o por e-mail. No hay que contestar, como norma general, preguntas que sólo interesen a un alumno; se atiende a este alumno personalmente en otro momento; contestad las preguntas que afecten o interesen al conjunto del grupo. En resumidas cuentas los pasos a dar son los siguientes: Presentación:- Se escriben las ideas más importantes para desarrollar.- Se muestran los ejercicios que se van a realizar.  Enseñanza práctica:1.     Lo hace el profesor y se lo explica todo perfectamente a los alumnos. Realiza todo el proceso.2.     El profesor vuelve a repetir el primer paso. 3.     Un alumno repite el proceso. Primero se pregunta y luego se indica quién lo realiza. Aplicación:- Lección práctica: Toda la clase lo aplica: La mejor forma de hacer una cosa es haciéndola. Sumario:- Se hace un resumen de todo lo visto hasta ahora.- Si se usan transparencias, se vuelven a poner.- Examen de comprobación: para saber si el alumno ha asimilado la elección. Que ellos mismos se lo  corrijan es una buena opción.   

 

CUESTIONARIOS DE CALIDAD DE LA FORMACIÓN

 Asegúrate que todos los usuarios rellenan los cuestionarios de satisfacción al final del curso. Si no usas cuestionarios de satisfacción plantéate usarlos ya que te permitirán mejorar. En la documentación de ACISAP encontrarás un buen formulario.Procura tener los certificados de asistencia impresos para el último día, al final del curso los firmas y los entregas a cada alumno, dándoles la mano y agradeciendo su asistencia.

Esta información ha sido elaborada por Enrique Bravo.