Main menu
 

Autónomo o Sociedad Limitada

Lo primero que se aconseja desde ACISAP para tomar esta decisión es que se comprenda todos los condicionantes económicos y jurídicos de cada una de las fórmulas.

Límites de responsabilidad

Un punto importante a tener en cuenta es que en el caso de que decida ser autónomo la responsabilidad es ilimitada; es decir, no existirá diferencia entre el patrimonio mercantil y el personal. Sin embargo, si crea una S.L. la responsabilidad se limitará al capital aportado a la empresa. Así, si las cosas van mal y la sociedad se declara en quiebra, responderá sólo con los bienes que posee la empresa, pero nunca con los suyos y los de su familia.

Trámites a seguir en caso de Sociedad Limitada

En principio, se tiene que desembolsar un capital mínimo de 3.000 € a lo que tendrá que sumar los gastos notariales. Evidentemente crear una empresa requiere llevar a cabo una serie de trámites que no hubiesen sido necesarios de ser autónomo. Lo primero: registrar el nombre de la empresa en la sección de Denominaciones del Registro Mercantil y escriturarla ante notario en ese mismo Registro. Además, cuando se crea una S.L. hay que conferirle un objeto, en nuestro caso: todo tipo de actividades relacionadas con SAP: formación, implantación, soporte, asesoría...

Impuestos

La manera de tributar fiscalmente es distinta también en cada una de las fórmulas jurídicas. Así, los empresarios autónomos obtienen directamente los beneficios de su actividad empresarial y tienen que tributar en el IRPF como cualquier otra persona física. Mientras, la sociedad limitada debe tributar a través del Impuesto de Sociedades. Sin embargo, no existen diferencias considerables en cuanto a la deducción de los gastos.

El IVA como S.L. tendrá que declararlo trimestralmente y el Impuesto de Sociedades cada año. Obviamente, sabe que la contabilidad de una empresa, por pequeña que sea, tiene que hacer frente a un mayor número de gestiones burocráticas.
Lo que está claro es que una S.L. al estar obligada a depositar sus datos contables en el Registro Mercantil ofrece mayores garantías a clientes y proveedores que un empresario individual. Si se sale al extranjero lo normal es tener una sociedad limitada o incluso una sociedad paraguas.